El valle de los caidos como llegar

Valle de los caídos franco

El monumento, considerado un hito de la arquitectura española del siglo XX, fue diseñado por Pedro Muguruza y Diego Méndez a escala para igualar, según Franco, «la grandeza de los monumentos de antaño, que desafían el tiempo y la memoria». Junto con la Universidad Laboral de Gijón, es el ejemplo más destacado del original estilo neoherreriano español, que pretendía formar parte de un renacimiento de la arquitectura de Juan de Herrera, ejemplificado en la cercana residencia real de El Escorial. Esta arquitectura singularmente española se utilizó ampliamente en los edificios públicos de la España de posguerra y tiene sus raíces en el clasicismo fascista internacional, ejemplificado por Albert Speer o la Esposizione Universale Roma de Mussolini.

El recinto del monumento abarca más de 13,6 km2 de bosque mediterráneo y peñascos de granito en la Sierra de Guadarrama, a más de 910 m sobre el nivel del mar, e incluye una basílica, una abadía benedictina, una casa de huéspedes, el Valle y los Juanelos, cuatro monolitos cilíndricos que datan del siglo XVI. El elemento más destacado del monumento es la imponente cruz cristiana de 150 metros de altura, la más alta del mundo, erigida sobre un afloramiento de granito a 150 metros sobre la explanada de la basílica y visible desde más de 32 km. Las obras se iniciaron en 1940 y tardaron más de dieciocho años en completarse; el monumento se inauguró oficialmente el 1 de abril de 1959. Según el libro oficial, el coste de la construcción ascendió a 1.159 millones de pesetas, financiados mediante sorteos de lotería nacional y donaciones. Algunos de los trabajadores eran presos que cambiaron su trabajo por una reducción de la condena.

Por qué se construyó el valle de los caídos

El monumento, considerado un hito de la arquitectura española del siglo XX, fue diseñado por Pedro Muguruza y Diego Méndez a escala para igualar, según Franco, «la grandeza de los monumentos de antaño, que desafían el tiempo y la memoria». Junto con la Universidad Laboral de Gijón, es el ejemplo más destacado del original estilo neoherreriano español, que pretendía formar parte de un renacimiento de la arquitectura de Juan de Herrera, ejemplificado en la cercana residencia real de El Escorial. Esta arquitectura singularmente española se utilizó ampliamente en los edificios públicos de la España de posguerra y tiene sus raíces en el clasicismo fascista internacional, ejemplificado por Albert Speer o la Esposizione Universale Roma de Mussolini.

El recinto del monumento abarca más de 13,6 km2 de bosque mediterráneo y peñascos de granito en la Sierra de Guadarrama, a más de 910 m sobre el nivel del mar, e incluye una basílica, una abadía benedictina, una casa de huéspedes, el Valle y los Juanelos, cuatro monolitos cilíndricos que datan del siglo XVI. El elemento más destacado del monumento es la imponente cruz cristiana de 150 metros de altura, la más alta del mundo, erigida sobre un afloramiento de granito a 150 metros sobre la explanada de la basílica y visible desde más de 32 km. Las obras se iniciaron en 1940 y tardaron más de dieciocho años en completarse; el monumento se inauguró oficialmente el 1 de abril de 1959. Según el libro oficial, el coste de la construcción ascendió a 1.159 millones de pesetas, financiados mediante sorteos de lotería nacional y donaciones. Algunos de los trabajadores eran presos que cambiaron su trabajo por una reducción de la condena.

Interior del valle de los caídos

El monumento, considerado un hito de la arquitectura española del siglo XX, fue diseñado por Pedro Muguruza y Diego Méndez a escala para igualar, según Franco, «la grandeza de los monumentos de antaño, que desafían el tiempo y la memoria». Junto con la Universidad Laboral de Gijón, es el ejemplo más destacado del original estilo neoherreriano español, que pretendía formar parte de un renacimiento de la arquitectura de Juan de Herrera, ejemplificado en la cercana residencia real de El Escorial. Esta arquitectura singularmente española se utilizó ampliamente en los edificios públicos de la España de posguerra y tiene sus raíces en el clasicismo fascista internacional, ejemplificado por Albert Speer o la Esposizione Universale Roma de Mussolini.

El recinto del monumento abarca más de 13,6 km2 de bosque mediterráneo y peñascos de granito en la Sierra de Guadarrama, a más de 910 m sobre el nivel del mar, e incluye una basílica, una abadía benedictina, una casa de huéspedes, el Valle y los Juanelos, cuatro monolitos cilíndricos que datan del siglo XVI. El elemento más destacado del monumento es la imponente cruz cristiana de 150 metros de altura, la más alta del mundo, erigida sobre un afloramiento de granito a 150 metros sobre la explanada de la basílica y visible desde más de 32 km. Las obras se iniciaron en 1940 y tardaron más de dieciocho años en completarse; el monumento se inauguró oficialmente el 1 de abril de 1959. Según el libro oficial, el coste de la construcción ascendió a 1.159 millones de pesetas, financiados mediante sorteos de lotería nacional y donaciones. Algunos de los trabajadores eran presos que cambiaron su trabajo por una reducción de la condena.

Cómo llegar al valle de los caídos desde madrid

Lo suficientemente cerca de Madrid como para visitarlo en una excursión de medio día, pero representando dos períodos muy diferentes de la historia de España, el monasterio-palacio del siglo XVI de El Escorial y el Valle de los Caídos del siglo XX son conmovedores e intrigantes. Esta visita guiada privada de medio día es una excelente manera de conocer la historia cultural de España, desde las riquezas y ambiciones de la nación durante su época dorada hasta los horrores de la posterior dictadura militar que se apoderó del país durante casi 40 años. Además, aprovechará al máximo su tiempo con el transporte directo hacia y entre los lugares de interés.

Su conductor y guía le recogerán en su hotel de Madrid para dirigirse al noroeste de la ciudad, al Valle de los Caídos. Este monumento a la guerra civil del siglo XX fue encargado por el dictador militar Francisco Franco para conmemorar a los muertos durante los tres años de conflicto.

El lugar alberga los restos de unas 40.000 víctimas de ambos bandos de la guerra e incluye una de las mayores basílicas del mundo. Cortada en la roca, se encuentra debajo de una imponente cruz que puede verse desde más de 32 km de distancia.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad